2. TORTUGAS MARINAS

Estas ancestrales criaturas han visitado estas playas por más de 150 millones de años entre los meses de julio a diciembre para depositar sus huevos.

Sacudiéndose las briznas de arena que rodean el Santuario Tortuguero, las tortugas emprenden un largo viaje que durará 12 años, para después regresar a esta misma playa a dejar su descendencia.

Cuando las crías reptan por la arena de las playas de Estrella del Mar, graban en su memoria las condiciones físicas de la playa donde nacieron, como el campo magnético de la tierra, la orientación del viento, la pendiente de la playa, la granulometría, las temperaturas, y con esta información regresan a la misma playa donde nacieron a dejar sus huevos.

Las tortugas marinas son muy vulnerables a los depredadores naturales en su atapa de cría, de tal manera que de cada mil crías que se liberan solamente una llega a etapa reproductiva.

En su etapa juvenil presentan picos en todo el caparazón como mecanismo de defensa contra los depredadores, en su etapa adulta su caparazón se torna totalmente liso.

¿Sabías que el sexo de las tortugas marinas es determinado por medio de la temperatura? Para estos animales hay un periodo termosensitivo para la determinación sexual durante el desarrollo localizado alrededor del segundo tercio del tiempo total de incubación.